El amor a la vida: El amor es la clave

PorYadira

El amor a la vida: El amor es la clave

La clave es nuestra capacidad de amar. Para todo. Pero por lo que sea, no sé porqué, no lo acabamos de ver.

Sin embargo yo en el tema de la maternidad lo veo clarísimo. Cuando tienes al bebé en tus brazos lo aguantas todo: noches en vela, con fiebre, tos,.. Como la superwoman que eres luego te levantas y te vas a  trabajar. Si tienes más hijos sabes de lo que hablo.

LA CLAVE ES EL AMOR

LA CLAVE ES EL AMOR

Aprender a dar la bienvenida es aprender a amar a nuestro hijo por encima de todo. Incluso ante cualquier estímulo que intente distraernos unas horas antes. Sólo unas horas antes de que llegue nos veremos envueltas en una situación de estrés difícil de controlar si no estamos preparadas.

Nos ponemos a maldecir al ginecólogo de turno que se está tomando el café mientras tú estás allí sufriendo, a la matrona que te dice que queda un rato, a la residente que entra cien veces a tu habitación para ver que han añadido en el informe, al calor, al frío, al olor, a los ruidos y un largo etcétera.

Es verdad, es difícil amar en esas circunstancias, tú no estas pasando un buen momento. Es más probable que esto te produzca miedo por desconocimiento. ¿Por qué te pasará? ¿Será normal el ruido, el olor, será normal que el ginecólogo venga, será normal que no venga?

La clave está en vivir todo desde el amor. El amor incondicional hacia tu bebé, que necesita esas contracciones para descubrir el nuevo mundo. El amor a tu acompañante que está viviendo contigo ese mágico momento. El amor hacia los profesionales que te ayudan a vivir ese momento desde la tranquilidad. Incluso el amor a tecnología que va a ayudar a que todo salga perfecto.

Si decides que vas a dar a luz a tu bebe en un centro sanitario, probablemente sea porque no quieres correr ninguna riesgo de última hora. Quieres sentirte tranquila y cuidada por profesionales. Por lo tanto deberás confiar plenamente en su labor y dejarles hacer. Es un trabajo muy vocacional y no es fácil obtener un puesto, por lo que si están allí será porque aman su trabajo. Agradéceles que estén allí para ti, y desde el agradecimiento y el amor, tu miedo desaparecerá. El amor y el miedo son incompatibles.

Acuérdate también de agradecer a tu cuerpo que tenga las contracciones y recuerda que gracias a ellas serás capaz de dar a luz. El cuerpo se contrae y se dilata para que seas capaz de que una nueva vida te llene de amor.

Inspira profundamente. Llena tus pulmones de oxígeno y deja que se distribuya por todos los vasos sanguíneos, que llegue a cada rincón, a las puntas de los dedos, que recorra todos los poros de tu piel y que ocurra de la misma forma en el cuerpo de tu bebé. Mientras inspiras imagina cómo tu corazón bombea sangre por todo tu cuerpo, cómo atraviesa el cordón umbilical y cómo ese pequeño corazoncito que se alberga dentro de ti repite el proceso.  Exhala despacio y continua la respiración. A medida que notas como tu sangre recorre el cuerpo siente como ésta va relajando todos los músculos que recorre.

Inspira de nuevo. La sangre que sale de tu corazón e invade todo tu ser, incluido el de tu bebé, va cargada de amor. Tu corazón se expande y extiende a tu alrededor, creando un áurea de protección que te envuelve y en el que sólo sientes bienestar.

Continua respirando y manteniendo el estado de relajación.

Aquí te dejo una preciosa Meditación guida que te ayudará a entrenarte para el parto.

Coméntame qué tal te has sentido y recuerda que debes mantener este estado en el momento del parto.

About the author

Yadira administrator

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies